Fibromialgia: síntomas y tratamientos

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno crónico musculoesquelético que consiste en una respuesta corporal anormal por la parte del cerebro encargada del dolor. A día de hoy se desconoce si es un error en los neurotransmisores o en los receptores cerebrales pero la fisioterapia actúa positivamente a aliviar sus síntomas.

¿Por qué se produce la fibromialgia?

Aún sin tener un origen científico, se estudia su procedencia como consecuencia de un trauma físico o emocional, de ahí la lucha científica de enmarcarlo en patología física o psíquica. Según el estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica de Estados Unidos la causa de esta patología consiste en una alteración de la temperatura corporal. 

El estudio demuestra cómo los pacientes con fibromialgia son incapaces de mantener constante la temperatura corporal debido a las comunicaciones (válvulas) entre sus vasos sanguíneos, específicamente las arterias controladas por el hipotálamo en el cerebro. Las válvulas que trabajan permitiendo el paso de sangre entre los vasos sanguíneos, acumulan ácido láctico muscular y como consecuencia el sistema musculoesquelético causa dolor y fatiga. 

Síntomas

¿Qué siente una persona con fibromialgia? 

Esta enfermedad es sufrida más por mujeres, con un 80% de los casos, y bajo los estudios realizados hasta ahora se detecta en puntos específicos del cuerpo, siendo comunes cuello, hombro, tórax, lumbares, cadera, glúteos, espinillas, codos y rodilla.

Se presenta como un dolor generalizado durante más de 3 meses de duración acompañado de síntomas como fatiga crónica,  trastornos del sueño, fallos de memoria, variabilidad del estado de ánimo, migrañas tensionales, rigidez matutina y angustia psicológica. Todos estos síntomas se agravan en una segunda fase con trastornos intestinales, infecciones e inflamación del intestino.

¿Qué tratamiento debe seguir para la fibromialgia?

Actualmente no existe un tratamiento específico, una cura conocida para esta enfermedad, ya que es puramente sintomática. A nivel médico se trata con medicación analgésica contra el dolor, o antidepresivos para el estado de ánimo. A nivel fisioterapéutico aconsejamos que se lleve una vida bastante activa, aunque al paciente a nivel emocional le cueste el arranque con el ejercicio. 

Los dolores pueden ser remitidos con ejercicios terapéuticos personalizados que están enfocados a aliviar los síntomas y a ayudar al paciente a manejar y vivir su vida cotidiana normal. Acudir a nuestra clínica es uno de los mejores tratamientos complementarios para la fibromialgia ya que el masaje terapéutico reduce la tensión muscular aliviando el dolor sin necesidad de ningún medicamento.

Nuestro equipo, para paliar parcialmente las dolencias derivadas de la fibromialgia realizamos ejercicios aeróbicos, punción seca, terapia miofascial y cadenas de ejercicios de fortalecimiento muscular particularizados para las necesidades de cada paciente, reduciendo la rigidez propia de la fibromialgia, adquiriendo mayor movilidad y mejorando la condición física. 

Acostumbramos a prescribir una tabla de ejercicios terapéuticos para realizarlos con autosuficiencia en casa y exponemos al paciente cómo realizar las actividades de la vida diaria para prevenir la aparición del dolor y disminuyendo la frecuencia de la sintomatología.

La segunda fase de nuestro entrenamiento consiste en el tratamiento de relajación muscular a través de masajes para buscar las posturas adecuadas, técnicas de control postural y respiratorios;  y mejora de la flexibilidad  muscular a través de técnicas de osteopatias mejorando la salud física y mental del paciente

Esta enfermedad debe ser siempre prescrita por personal médico especialista, diagnosticada por un profesional. Y la fisioterapia debe ser usada como un complemento en el tratamiento, además de una buena alimentación equilibrada que será fundamental para el desarrollo positivo de la mejora de la patología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Whatsappeamos?