Dolor hombro

¿Dolor en el hombro? Qué es el síndrome Subacromial y cómo identificarlo

Cuando levantas los brazos, ¿notas una pérdida de rango de movimiento en la articulación del hombro? ¿sueles tener dolor irradiado en la parte de delante del hombro mientras estás en reposo? ¿notas imposibilidad de elevar el brazo para alcanzar algo de la parte superior de una repisa?

Si tienes esta sintomatología, debemos realizarte una serie de tests funcionales y neuromotores que nos permitirán diagnosticar si tu dolor de hombro, entre todas las patologías posibles, es debido a un síndrome subacromial.

¿Qué es el síndrome subacromial?

El síndrome subacromial, es una patología frecuentemente ligada a tendinopatía del tendón del músculo Supraespinoso. Este síndrome consiste en una compresión de la parte superior de la cabeza del húmero con la parte inferior del hueso acromion que forma parte de la escápula. 

Es decir, hay un desequilibrio de fuerza en la musculatura, el conjunto de músculos responsable de la elevación de la cabeza del húmero actúa en exceso, mientras que el conjunto de músculos responsable del descenso del húmero está inhibido, es decir, no trabaja adecuadamente.  

¿Por qué ocurre ese desequilibrio muscular?

Durante mucho tiempo esa persona ha acostumbrado al cerebro a activar la musculatura ascendente para movilizar el hombro mientras que la descendente la ha inutilizado, por consecuencia, a dia de hoy debemos reprogramar esa conexión neuromotora que va del cerebro al músculo  para que vuelva a aprender a activar la musculatura correctamente y la biomecánica del hombro sea la adecuada.  

Ocurre por varias razones, la primera de ella puede ser por un desequilibrio muscular o por un cambio en la estructura del acromio frecuentemente producido por calcificaciones que generan una superficie rugosa, que como consecuencia va desgastando e irritando el tendón del músculo supraespinoso.

Otra de las razones es un cambio en la estructura del acromion, como por ejemplo un espolón debido al depósito de calcio en el hueso acromion, que generará un excesivo desgaste e irritación de los tejidos que impacten desde la cabeza humeral a la parte inferior del acromion, típicamente con consecuencias negativas para el tendón del supraespinoso. 

¿Cómo tratarlo?

En el caso de una cabeza humeral ascendida en exceso, el mejor tratamiento es combinar técnicas para reducir el dolor como la neuromodulación, masoterapia y electroterapia, con técnicas de fortalecimiento de la musculatura que volverá a descender la cabeza humeral. Ejercicios ejemplos como son la activación del dorsal ancho y serratos posteriores con la utilización de gomas y máquinas de poleas son buenas opciones de tratamiento con ejercicio terapéutico. 

En el caso de cambios en la estructura del acromion se podrán utilizar técnicas analgésicas de fisioterapia contra el dolor, pero en la mayoría de los casos, si el acromion está muy modificado, se necesita de una intervención quirúrgica para solucionar el problema.

Cada caso de patología es muy diferente y con muchas multitudes de variables cambiantes como la edad, la actividad profesional y deportiva que realice el sujeto, la capacidad de regeneración de tejido etc, son variable  que influyen en el tipo de tratamiento a aplicar y desarrollar con cada paciente, por ello la gran importancia de test y valoración previa a manos de un profesional que diagnostique su patrón de ejercicios y terapias aplicable a cada caso.

Si sufres dolor de hombro o síndrome subacromial, en Fisiotraining, nuestra clínica de fisioterapia en Fuenlabrada,  evaluamos tu cuadro clínico y te asesoramos sobre tu tratamiento personalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsappeamos?