prevenir los calambres

Cómo tratar y prevenir los calambres

El calambre es una contracción involuntaria de la musculatura provocada por carencia de electrolitos, que genera dolor al paciente la mayoría de las veces cuando está en reposo a punto de conciliar el sueño (relajación) o cuando está apunto de despertar (activación). Hay que tener en cuenta que pueden ser causados tanto por falta o exceso de sodio o potasio, electrolitos del sistema nervioso que hacen posible la contracción muscular. Veamos cómo tratar y prevenir los calambres.

Los grupos musculares más afectados suelen ser los relacionados con la marcha y el movimiento. Éstos se deshidratan con mayor frecuencia que el resto de musculatura debido al gran uso y esfuerzo que el cuerpo le exige (un ejemplo de ello son los dedos de los pies, que sin darnos cuenta están en continuo movimiento). Destacamos grupos musculares como gemelos, cuádriceps, isquiotibiales y trapecios como principales focos de calambres.

¿Cuál es la causa de los calambres?

  • El sobreesfuerzo combinado con mala alimentación suele ser el caso más destacable. Por ello, a la hora del entrenamiento, se aconsejan las bebidas isotónicas y deportivas que llevan sales minerales ricas en sodio y potasio.
  • Deshidratación. Cuando el músculo no está bien hidratado, tiene una carencia de sodio y potasio que trae como consecuencia una mala gestión de la tensión del propio músculo y acaba contrayéndose.
  • Altas temperaturas. Para expulsar el calor del cuerpo, éste procede a eliminarlo a través del sudor. El sudor es una sustancia formada por electrolitos y sustancias acuosas, por lo tanto al sudar estamos generando un déficit de electrolitos que trae como consecuencia una posible contracción involuntaria.
  • Problemas neurológicos. Un ejemplo poco común pero posible patología es la neuropatía periférica, consistente en una compresión nerviosa involuntaria.

¿Qué falta de vitamina produce el calambre?

Debemos siempre cuidar nuestra alimentación rica en minerales como el magnesio, sodio o potasio, y vitaminas del grupo B, como la B1 y la B3. Y lo más importante si los calambres son producidos debido al entrenamiento, es hidratarse con pastillas de sales, a través de bebidas deportivas isotónicas.

¿Cómo tratar y prevenir los calambres musculares?

La mejor terapia empieza por un estudio del origen de esos calambres, pero si sólo te han dado de manera puntual, te recomendamos:

  • Caminar. Al estirar el músculo lo obligas a elongarse y por consiguiente que deje de contraerse involuntariamente.
  • Masajear suavemente para aliviar el espasmo.
  • Baños de contraste para relajar el músculo y cese la contracción.

En términos generales, los calambres musculares no conlleva un alto nivel de riesgo. La pesadez de sufrirlos y las molestias constantes conllevan a la imposibilidad de ciertos ejercicios. En el peor de las patologías no tratadas por profesionales puede llegar a generar una leve rotura muscular, pero no suele ser lo común. 

¿Cómo prevenir los calambres?

  • Tomando sodio y potasio a través de alimentos naturales como brócolis o plátano.
  • Estirando la musculatura específica.
  • Realizando un entrenamiento acorde a nuestras capacidades deportivas evitando el sobre esfuerzo.
  • Haciendo una vuelta a la calma correcta después de un entrenamiento.

¿Cuándo contactar con un profesional médico?

En nuestra clínica, aplicamos a nuestros pacientes técnicas como la punción seca, el masaje recuperador deportivo y técnicas drenantes que vascularizan la zona, sobre todo para patologías neurológicas porque tratamos directamente la compresión del nervio y los tejidos periféricos.

Cuando la frecuencia es muy asiduamente (varias veces al día durante más de una semana) connota que existe algo crónico que hay que tratar con un profesional. En ese caso para solucionarlo debemos analizar y estudiar la sangre, la orina, el tiroides, estudio hormonal, la alimentación y deporte efectuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Whatsappeamos?