mujer entrenando pilates

Beneficios del Pilates

Son muchos los beneficios que ofrece el método Pilates para fortalecer la musculatura como complementario para el deporte, la terapia y la rehabilitación.

A día de hoy el Pilates se ha instaurado en la sociedad como una alternativa deportiva más y se ha convertido, junto a la natación, en las prácticas más  recomendadas por traumatólogos y fisioterapeutas por sus muchos beneficios para la salud mental y física.

¿Qué es y para qué sirve el Pilates?

El Pilates es conocido como el método que se suele utilizar como principal para rehabilitaciones, pero sus funciones van mucho más allá. Es una disciplina que ayuda a fortalecer los músculos internos del cuerpo encargados de coordinar los movimientos. El objetivo que persigue el Pilates es fibrar los músculos, conseguimos que éstos se vuelvan más flexibles  y que alarguen su rango de movimiento. 

La labor del profesional consiste en planificar ejercicios personalizados y adaptados para cada paciente y su patología, por lo que es aplicable a todas las edades y estado físico de cada paciente.

¿Qué beneficio me aporta el Pilates?

El pilates es un método original de Joseph Hubertus Pilates e incrementado por bailarines en los años 20 por sus propiedades terapéuticas y deportivas. Los ejercicios son procedentes de  los entrenamientos de los antiguos griegos y romanos fueron complementados con movimientos del taichi y yoga hasta llegar a la actualidad.

Sus beneficios son muchos, pero nos gusta destacar los principales:

    1. Aumenta la agilidad y flexibilidad gracias al estiramiento de los músculos de manera progresiva. 
    2. Conseguimos mayor agilidad mental. Según el estudio realizado por la OMS está demostrado que en períodos donde no hacemos ejercicio físico pensamos más despacio. El realizar el método Pilates de forma continuada agiliza la mente y autoestima del paciente.
    3. Realizar una rutina de ejercicio hace posible corregir los hábitos posturales. Al mantener el abdomen tensionado y activo durante todo el movimiento implica dar soporte a la columna y a mantener la alineación del cuerpo.
    4. Perfecto para lesiones de rodilla porque consta de una gran variedad de ejercicios de bajo impacto que no tensionan ligamentos. Por el mismo motivo son recomendables para los pacientes que sufren fibromialgia
    5. Realizar  una buena práctica del método pilates guiada por un profesional fortalece los músculos del cuello y toda la espalda, muy favorable para personas que sufren sobrecarga cervical, mareos, migrañas o adormecimiento en la zona.
    6. El método Pilates es el puente entre la conciencia y el movimiento, requiere trabajar la concentración. 
    7. Mejora las capacidades respiratorias y el patrón respiratorio. El sedentarismo limita nuestra capacidad pulmonar, el cuerpo se acostumbra a producir menos volumen de VO2 al detectar que no lo necesita por la falta de movilidad que le exigimos. en los ejercicios de nuestra clínica la respiración tiene un papel fundamental para que los pulmones estén más sanos y fuertes
    8. Otro de los beneficios es que ayuda a dormir gracias al nivel de relajación y midfulness que se ejercita en las sesiones. 
    9. El pilates aumenta la masa muscular de una forma muy diferente a lo habitual, realizar ejercicios de pilates trae como consecuencia una mejora en la resistencia muscular del paciente.
    10. A través de los ejercicios de pilates segregamos serotonina y endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Los pacientes que vienen a las clases de pilates se notan con mayor autoestima y mejora en la conciencia de las sensaciones. 

¿Es mejor Pilates o yoga?

Aunque las comparaciones son odiosas, muchos de nuestros pacientes nos hacen la misma pregunta: ¿Pilates o Yoga?. Cada metodología de ejercicio tiene una finalidad distinta. El pilates supone mayor implicación de fuerza muscular y trabaja más enfocado en el core, mientras que el yoga persigue el objetivo de relajación mental, emocional y física.

Los ejercicios de Pilates aportan fuerza y control corporal, beneficiosos para tratar lesiones. Además, al implantarse de forma personalizada para cada paciente, en la gran mayoría de los casos, cuando necesitan más potencia y control para alcanzar mayores objetivos, se combinan los ejercicios tradicionales del Pilates con ejercicios de suspensión o circuitos funcionales incrementando el ejercicio aeróbico y de fuerza. 

¿Cuándo no se debe hacer pilates?

Son pocas las situaciones en las que el pilates esté contraindicado, pero como cualquier actividad, tiene sus limitaciones. Presentamos algunos panoramas donde no es recomendable hacer pilates:

  • Después de una operación donde como consecuencia presentan heridas que deban cicatrizar. En este caso necesitamos un justificante del médico para la reincorporación a la actividad física
  • Si sufres alguna lesión en fase aguda, aconsejamos que acudas al fisioterapeuta antes de un proceso deportivo.
  • Si tienes patologías cardiacas y respiratorias.

Debido al gran intrusismo en el campo del entrenamiento hay que tener en cuenta que los ejercicios deben ser prescritos por un profesional que sepa adaptar correctamente cada patología a nivel particular con la tipología de ejercicio a realizar, para no dañar la zona afectada, que incluso a veces no presenta dolor pero se perjudica de forma inconsciente. 

Nuestra recomendación como profesionales, es que todo deportista debería completar su actividad preferida combinandola de forma personalizada y a través de ejercicios de pilates para su beneficio corporal y mejora del rendimiento deportivo. Si estás convencido de empezar a darle caña con Pilates en nuestra clínica de fisioterapia en Fuenlabrada, no dudes en consultarnos todas tus dudas, aquí estaremos para atenderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Whatsappeamos?